imagen del proyecto 400m

Iratxe Jaio y Klaas van Gorkum son artistas. Trabajan juntos desde el año 2001. En su práctica artística analizan y cuestionan conceptos habituales de autoría, identidad cultural y relaciones de producción...

eventos

foto de la publicación 400m
29 agosto 2017
7 marzo 2018

400 m

400 m es el título de una publicación que traza un diálogo entre el arte contemporáneo y la arqueología. Partimos para ello de un caso de estudio en concreto: una serie de fragmentos de cerámica de época romana hallados en el yacimiento de Iruña-Veleia (Álava). Los fragmentos tienen inscritos dibujos y textos en latín, además de una serie de frases en euskera. Tras la euforia inicial al hacerse público el hallazgo en el 2006, una comisión científico-asesora dictaminó que eran falsos, dando lugar a un proceso judicial y a un debate sobre su significado histórico. A día de hoy, tanto uno como el otro siguen abiertos.

El libro tendrá como hilo conductor una solicitud de préstamo que realizamos en el 2016 para exponer las piezas originales de Iruña-Veleia en Artium, el Museo de Arte Contemporáneo de Álava. La idea era hacer un desplazamiento, no sólo físico sino también conceptual, de una distancia de 400 metros desde el Museo de Arqueología, donde están guardadas en este momento. Queríamos dar paso así a lecturas e interpretaciones más allá de la oposición entre falso y auténtico, lecturas e interpretaciones que desarrollamos en el seminario “Solicitud de Préstamo” como parte de la octava edición de Proklama, el programa de Azala Kreazio Espazioa en Artium.

400 m recogerá algunas de las líneas de reflexión trazadas durante este seminario, con textos de Iñaki Martínez de Albéniz, Harkaitz Cano y otro nuestro. Se imprimirá en la Academia Jan van Eyck utilizando un mimeógrafo, una técnica que consiste en inscribir con un punzón, o con una máquina de escribir, sobre una plantilla especial cubierta de cera, haciendo rayas que luego atraviesa la tinta. Trazaremos de esta forma una relación técnica con la forma en que se inscribieron los fragmentos de cerámica de Iruña-Veleia.